5 rutas o lugares para descubrir en Santoña

Uno de nuestros destinos favoritos para pasar unas vacaciones en familia inolvidables es Cantabria y en especial el entorno alrededor del municipio de Santoña. Si estáis pensando en viajar este verano con niños a esta zona os dejamos 5 lugares o rutas que no os podéis perder en vuestra estancia.

Ruta Monte Buciero – Faro del Caballo

Comenzaremos nuestra ruta en la base del fuerte de San Martín, una de las muchas edificaciones defensivas repartidas por el municipio de Santoña como resultado de la invasión acontecida por parte de las tropas francesas. Desde aquí tomaremos el sendero perimetral que se adentra en el encinar cantábrico del Monte Buciero. Encinas, madroños y laureles son los protagonistas de este bosque relicto. Desde el mirador frente a la Peña del Fraile tenemos ante nuestros ojos uno de los paisajes más espectaculares de la costa de Cantabria. Continuaremos caminando ahora por el interior del bosque, por un sendero con mucho encanto, hasta llegar primero al cruce de caminos (cuatro caminos) y después descender hasta la batería de San Felipe, contemplando desde la parte superior del acantilado el faro del Caballo, que estuvo nominado como el Mejor Rincón 2014 de la Guía Repsol. El descenso hasta el faro se realiza por una escalera vertical, con más de 700 escalones, sólo los más preparados físicamente podrán bajar hasta él. Dicho faro dejó de funcionar en los años 80 del siglo pasado, hasta entonces el farero se encargaba de hacerlo funcionar manualmente, llegando hasta su ubicación en embarcación cuando las condiciones del mar lo permitían, o caminando por el monte cuando el mar Cantábrico se embravecía. Desde aquí continuaremos con nuestra ruta circular atravesando un sector del bosque con viejos arces campestres y avellanos, llegando a unas praderías en lo alto del monte y descendiendo al punto de partida por un camino ya asfaltado.

Ruta Isla-Playa de La Arena

Transcurre esta ruta por uno de los tramos costeros mejor conservados de Cantabria, atravesando el Cabo de Quejo. Iniciamos la misma junto al camping de Isla, caminando por un sendero entre prados y bosquetes para enseguida tener unas espectaculares vistas sobre el entorno del cabo y sus llamativos acantilados. Atravesamos praderías, formaciones de helechos y brezales costeros para finalmente ascender tras una breve subida a lo alto del cabo, desde donde tenemos unas espectaculares vistas sobre los acantilados, el municipio de Arnuero y hasta el faro del cercano Cabo de Ajo, la punta más septentrional de Cantabria. El vuelo de las gaviotas patiamarillas, del halcón peregrino o de las chovas piquirrojas, acompañarán nuestra ruta. Desde aquí el resto de camino es una sencilla bajada, entre prados y matorral costero hasta llegar a una formación de roca caliza y adentrarnos en un encinar cantábrico, antes de salir a la paradisíaca playa de La Arena, en un entorno espectacular y donde podremos darnos un baño antes de la comida. La playa de la Arena y el entorno de la ría de Ajo es un lugar magnífico para descansar, relajar la vista o realizar actividades de tiempo libre para los más pequeños.

Ruta del nacimiento del río Asón

La cascada del nacimiento del río Asón es uno de los lugares más singulares de toda Cantabria. Localizada en el dominio de antiguos glaciares y en un entorno espectacular de montañas calizas. Nuestra ruta comienza en la localidad de Asón, una pequeña aldea en la carretera de subida al puerto de los Collados del Asón. Enseguida tomamos el camino que remonta el tramo alto del río, atravesando un paraje espectacular con el río, bosques, prados y construcciones tradicionales para el ganado y el almacenaje de la hierba. El camino es ancho y cómodo en este primer tramo, transformándose después en un bonito sendero. A medida que vamos ascendiendo los bosques son cada vez más frondosos, con hayas, avellanos y otras especies caducifolias. En las laderas de roca caliza por el contrario predomina el encinar, habiendo un mosaico de tonalidades y una variedad paisajística incomparable. Llegamos de esta manera a la parte inferior de la cascada. Este lugar es el hogar de las Anjanas, una hada buena de la mitología cántabra, que gusta vivir en lugares umbríos, como entorno de arroyos, cuevas y cascadas. La ruta se puede completar con una vista del nacimiento desde lo alto del puerto, accediendo en vehículo y contemplando a nuestros pies el profundo valle glaciar.

Marismas de Santoña

El Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, con más de 4.000 hectáreas de alto valor ecológico es considerado uno de los enclaves de mayor diversidad biológica de España con más de 20.000 aves de 120 especies diferentes, pequeños mamíferos y una flora singular. Entre ellas hay un buen número que procede del Norte de Europa y escogen Santoña para pasar un invierno mucho menos crudo que en sus países de origen. Primavera y otoño son las épocas de paso migratorio, por lo que es el momento idóneo para observar aves marinas.

Santoña, espíritu marinero

No nos podíamos olvidar de la localidad de Santoña con sus aproximadamente más de 10000 habitantes. Santoña tiene una vinculación con el mar muy especial,  su historia y sus gentes han estado siempre ligadas al mar. Un buen ejemplo es que Santoña está considerada como el lugar donde se construyó la carabela “Santa María”.

El puerto santoñés ha sido históricamente uno de los más destacados de Cantabria. El puerto moderno data de hace 150 años. Santoña es el primer puerto conservero del Cantábrico y posee el récord mundial de pesca. Su industria se basa sobre todo en la comercialización de bonito y las famosas anchoas. Santoña ostenta el título de cuna de las anchoas en aceite de oliva.

Pero Santoña es mucho más, no nos podemos perder  el Monasterio de Santa María del Puerto construido entre los siglos XIII y XVII, alberga en su interior el retablo de San Bartolomé con pinturas flamencas del siglo XV (es uno de los más importantes de España). El monasterio ha sido fundamental para la población ya que alrededor del antiguo se asentó el primitivo poblamiento de Santoña, al que algunos historiadores atribuyen orígenes godos. Tampoco nos podemos perder la visita a las múltiples fortificaciones que podemos encontrar debido a la importancia estratégica de esta localidad.

En la actualidad, Santoña es el primer puerto conservero del Cantábrico y posee el récord mundial de pesca. Su industria se basa sobre todo en la comercialización de bonito y las famosas anchoas. Santoña ostenta el título de cuna de las anchoas en aceite de oliva.

Si después de leer este post os han entrado unas ganas tremendas de viajar en familia a Santoña y sus alrededores no os podéis perder la aventura en familia que hemos organizado para vosotros “Cantabria Mágica, La Anjana y sus amigos”. Os esperamos.

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *