5 lugares que descubrir en el valle del Aragón

Si estáis pensando en un plan ideal para pasar unas vacaciones de Semana Santa en familia os proponemos visitar el valle del Aragón, uno de los valles más bonitos y turísticos del Pirineo oscense.

El valle ha sido desde tiempos inmemorables la entrada del Camino de Santiago a tierras aragonesas por el puerto de Somport, el Summs Portus romano. La ruta recorre todo el valle en paralelo al río Aragón que da nombre. Este paso natural con Francia ha servido también de rutas para contrabandistas y bandoleros que podréis esta Semana Santa descubrir con nuestra aventura en familia “Bandoleros del Pirineo”.

 

Os proponemos 5 lugares que no pueden faltar en vuestra visita:

Jaca, la joya del Pirineo

Jaca es la capital del valle y antigua capital del reino de Aragón. La capital de la Jacetania cuenta con 13000 habitantes, aunque los fines de semana y en periodos vacacionales su población se multiplica.

La ciudad ofrece a las familias todo tipo de atractivos. Para los amantes de la historia Jaca nos invita a descubrir la catedral románica de San Pedro y el Museo Diocesano, que alberga una espléndida muestra de pintura medieval. También podremos visitar la Ciudadela, construida a finales del siglo XVI, (las obras se inician en 1592). Su construcción fue encomendada a Tiburcio Spannocchi, ingeniero de origen italiano al servicio de Felipe II, dentro de un programa de defensa de la frontera aragonesa con Francia. Desde su construcción la fortaleza ha mantenido guarnición militar presente dentro de sus muros.

Para los más deportistas podréis pasar una tarde espectacular disfrutando de la pista de hielo de Jaca, una instalación espectacular donde se disputaron las pruebas de patinaje en la Universiada de invierno de 1995.

Además la ciudad nos ofrece una amplia oferta hostelera y un animado ambiente en sus calles.

Villanúa

Villanúa, a los pies del macizo de Collarada, es una tranquila población del Pirineo oscense pero que ofrece a las familias una amplia oferta de actividades. Par los más pequeños no os podéis perder la visita teatraliza de La Cueva de las Güixas, muy importante tanto a nivel geológico como antropológico (diversos grupos humanos se han refugiado en este lugar desde el Neolítico hasta al menos el 300 d.C. Para los padres más deportistas desde el pueblo podemos aventurarnos con la ascensión al Collarada, un espectacular doble kilómetro vertical . En familia podremos recorrer espacios donde se conservan dólmenes megalíticos que nos trasladaran a la prehistoria.

 

El Monasterio de San Juan de la Peña

Sin duda alguna una obra maestra del románico que se funde con un sorprendente paisaje, escondida bajo la figura de una inmensa roca. El espacio se divide en el Monasterio Viejo de San Juan de la Peña de los cuales quedan algunos edificios en pie pero no todas las edificaciones que formaron parte de este espectacular conjunto histórico. También podemos visitar el Monasterio Nuevo en la pradera de San Indalecio, del siglo XVII que cuenta con dos centros de interpretación.

Dando un pequeño paseo ideal para los niños llegaremos Balcón de los Pirineos, desde donde disfrutaremos de una espectacular vista. Muy próxima a San Juan de la Peña también podemos visitar la localidad de Santa Cruz de la Serós  con las iglesias románicas de San Caprasio y de Santa María

Estaciones de esquí de Astún y Candanchu

El valle de Aragón acoge dos estaciones de esquí ideales para los aficionados del deporte blanco, Astún y Candanchú. La estación de esquí Astún es hoy uno de los principales centros invernales del país con más de 50 kilómetros esquiables. Astún es un enclave estratégico ya que ocupa el centro de lo que podría ser el campo de nieve más amplio de la península si se unieran las tres estaciones de esquí de Formigal, Astún y Candanchú.

Candanchú se encuentra a más de 1500 metros de altura, en un hermoso paraje del Pirineo Aragonés. Esta es una de las estaciones más antiguas de España, fue inagurada en. Es la estación de esquí española que cuenta con una de las mejores y más amplias zonas para principiantes del mundo.

Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc

La Estación Internacional de Ferrocarril de Canfranc es quizás una de las mayores reivindicaciones de  la Comunidad de Aragón. El restablecimiento de la vía férrea supondría un boom a todos los niveles para la región. La estación es mezcla una gran diverdidad de  influencias arquitectónicas que se construyó como gran escaparate de España ante los visitantes extranjeros. Su construcción se inscribe dentro del proyecto de creación de un paso fronterizo a través de los Pirineos que comunicase España con Francia. La estación inaugurada por el rey Alfonso XIII entra en servicio en julio de 1928, conoce un momento de esplendor en los años treinta, y se cierra entre 1945 y 1949 por desacuerdos políticos con el gobierno francés.

Actualmente se puede visitar las dependencias de la estación con visitas guiadas. Además podemos pasear por los muelles, contemplar el depósito de máquinas, con su estructura metálica, y las diversas grúas que todavía permanecen a los lados de las vías.

 

Post navigation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *